domingo, 28 de junio de 2015

RESEÑA de la serie 'TRUE DETECTIVE'.




     Empezaré diciendo que esta serie fue un hallazgo para mí. Mi buen amigo Jordi insistió en que la viera, y como casi siempre, dio en el clavo. Narra la historia de dos detectives que investigan la muerte de una joven hallada maniatada a un árbol, a la cual han colocado unos cuernos de arce y el dibujo de una extraña espiral en la piel.


Lo mejor de la serie no es, desde mi punto de vista, la investigación en sí misma, que aun siendo interesante, en algunos puntos se pierde en la monotonía. Lo mejor, sin duda, es la interacción entre sus dos personajes: un padre de familia infiel, Martin Hart (Woody Harrelson), y un detective minucioso que arrastra tras de sí un pasado «complicado», Rust Cohle (Matthew McConaughey). No quiero revelaros demasiado de la trama, pero sí deciros que la serie merece mucho la pena. El personaje interpretado por McConaughey es de los mejores que he visto jamás, dotado de una psicología rica en matices, castigada por un pasado traumático. Las interpretaciones, en especial la de este último (aunque Harrelson no se queda corto), son sublimes. De haber acontecido en una película, con total certeza habrían sido, como mínimo, nominadas al Oscar (aunque nunca se sabe, últimamente la Academia hace cosas muy raras). Otro punto a destacar es el aura de filosofía y de misticismo cuántico que acompaña a la serie, haciéndote pensar en varias ocasiones sobre lo intrincado del ser humano, sobre lo que va más allá de lo palpable en este mundo material que habitamos.


     Lo que menos me gustó fue la resolución del caso, al no sorprenderme. Pero como he dicho al principio, es una escusa para mostrar a dos hombres luchando contra sus fantasmas. Cada temporada empieza de cero, cambiando trama y personajes, y la verdad, se me antoja arduo complicado que la segunda, interpretada por Colin Farrell, Vince Vaughn, Rachel McAdams y Taylor Kitsch, supere a la primera.



     Una serie magistral, diferente aunque a mí me recordó un poco a 'Seven'. Pero que trae consigo una fotografía, una banda sonora, una ambientación, unas interpretaciones y un estilo narrativo a la altura de las mejores.