lunes, 7 de diciembre de 2015

RESEÑA de 'EL MARCIANO', de Andy Weir.


 EL MARCIANO

 Andy Weir


Reseña realizada por Alex Lleixà Subirats

                                  




Son las once de la noche, tengo la olla en el fuego, el extractor zumba a mi espalda y yo ando liándome un cigarro. De repente el móvil vibra, miro la notificación, es Jordi.

¿Jordi? ¿a las once de la noche? Algo pasa.

Leo su mensaje y enarco una ceja, me ha pillado desprevenido, no me lo esperaba.
¡Vaya responsabilidad!


“ESCRIBIR UNA RESEÑA”



¡Yo escribiendo una reseña con lo desentrenado que estoy, buf! Pero oye, para eso están los amigos.Solo espero que seáis comprensivos con mis faltas de ortografía (nadie espera a la inquisición ortográfica) e implacables con vuestras críticas, que es lo que de verdad te hace aprender.



Orthographic Inquisition

                                    


El autor y la novela:



Antes de entrar en labor, hablemos brevemente de Andy Weir y de la historia de la creación de este libro.

Andy es un programador informático de cuarenta y tres años, hijo de un físico dedicado a construir aceleradores de partículas y de una ingeniera eléctrica. Empezó a escribir ci-fi a los veinte años, colgando en su web sus obras para darse a conocer, de estas hay que destacar el notable relato corto “The Egg” (hay una traducción no profesional en castellano que no le hace justicia). También cuelga en la web la novela “The Martian”, pero en formato de serial, como la ya mítica  Apocalipsis Z” de Loureiro.

Al cabo de un tiempo algunos de sus lectores le animan a que la autopublique en Amazon. A un precio de 99 céntimos de dólar (Amazon no permitía ponerla gratis). La novela se aúpa como uno de los best sellers de la compañía estadounidense. 
Llegados a este punto, llamó la atención a la filial de la monstruosa 'Random House', la editorial 'Crown Publishing Group', la cual compró los derechos del libro.

La versión física de la novela debutó en el puesto número doce de la lista de más vendidos del 'The New York Times'.

El resto, como suele decirse, es historia.




 Andy Weir




Ejercicio empático:


¡Hola viajero! Quiero proponerte un juego ¿me acompañas?

Cierra los ojos un instante, imagina tu pueblo o tu ciudad ¿lo tienes?

Ahora imagina que es justo antes del alba, cuando el frío es más punzante y en el horizonte solo se intuye una leve luminaria.

¿verdad que no hay nadie por las calles?

Aprehende esa sensación, si, ya sabes, ese escalofrío de saber que solo tu habitas ese momento de soledad.

Bien, bien! Vamos bien!

Ahora en tu mente deberías tener algo parecido a esto...

"Es de noche y hace frío.

 Hace frío y estás solo.

 Estás solo y -!oh, jodido Ares!- estás a cien millones de kilómetros de la tierra y eres el único ser humano en un planeta llamado Marte".




Con esa premisa el autor de The Martian, Andy Weir se disfraza de Homero para presentarnos a su particular Ulisses, Mark Watney. Al cabroncete de Weir parece que la toga griega le sienta bien ya que usando su pluma cuál tridente de Poseidón, le regala a nuestro risueño Mark toda una Odisea de catástrofes.



Pequeña sinopsis:

Mark Watney es el ingeniero y botánico de la misión Ares 3, el cometido de la cual es explorar y realizar experimentos científicos, esta acaba de manera brusca a causa de una tormenta que obliga a los integrantes de la misión a abandonar Marte. Durante el desalojo, Mark, el que será el protagonista, sufre un accidente y es dado por muerto. Los demás astronautas inician su largo regreso a casa con la convicción de que su compañero ha muerto y un sentimiento de culpabilidad exacerbado.

Una vez pasada la tormenta Mark despierta, herido y desorientado pero al darse cuenta de que está solo, su instinto de supervivencia toma el control y a partir de ese momento usará todos los recursos a su alcance para contactar con la tierra para comunicarles que aún sigue con vida y al menos no morir solo.



Estructura y estilo:

En el libro nos encontraremos las partes protagonizadas por nuestro héroe narradas en primera persona y hasta casi la mitad del libro en formato diario, con la clara intención de hacernos empatizar con él, en cambio los pasajes extra-marcianos usarán la tercera persona.
El lenguaje es bastante técnico, no olvidemos de que Mark es ingeniero y botánico, pero no resulta abrumador. En cambio si resulta un poco cansino el uso de tantas cifras y cálculos que utiliza para calcular la siembra de patatas, sí, ¡PA TA TAS!

Otro de los puntales del libro es el sentido del humor y el optimismo que destila el protagonista. Mark siempre tiene un chascarrillo o un chiste a punto y los usa como antídoto a la soledad y la ansiedad.






Opinión:

Que un libro de ciencia ficción dura haya podido llegar a los puestos de los más vendidos, siendo como es un género minoritario aún entre la ciencia ficción, no deja de sorprenderme. La ciencia ficción últimamente peca de cobardía, pocas obras se escapan de mostrar un futuro más o menos reciente y más o menos distópico,  lleno de conceptos que no nos son para nada extraños como la clonación, el control gubernamental, la modificación genética, etc. desde mi punto de vista es pseudo ci-fi.

Si queréis leer ci-fi auténtica, leeros "La estrella de Pandora" y su continuación. Solo deciros que en estos libros los humanos viajan a otros mundos en trenes atómicos, o si queréis algo de ci-fi patrio, podéis leer "Panteón" de Carlos Sisí.

Después de todo este spameo, de calidad, paso a daros la opinión de The Martian.

A causa de cómo fue escrito, os recuerdo que empezó como una serie de entradas en un diario ficticio en la web del autor, el principio se nota algo falto de ritmo, pero esa falta de ritmo se corrige pronto, gracias estoy seguro, a los consejos de los foreros. También percibí al comenzar la segunda parte del mismo que el autor ya está convencido de que ese diario va a acabar siendo una novela por lo que cambia su estilo y abre la narración a otros personajes. Bajo mi punto de vista todo un acierto.

 Por último el final, ¡ay! el final, no es que me parezca malo, al revés, me parece correctísimo, pero el problema es que me recuerda poderosamente a la escena final de la peli “Planeta Rojo” (2000) de Val Kilmer, quizás demasiado y eso me dejó un poco de mal sabor de boca.

Incluso con ese mal sabor de boca, es una novela recomendable, ni su miríada de términos científicos logran que se haga aburrida; el humor de Mark lo desengrasa todo.

Puntuación: 7.5/10